RECORDATORIO 

9:30 a. m. 

Estudios Bíblicos en la Escuela Bíblica

 

Ministerio Servidores (Ujieres)

"Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia porque a Cristo el Señor servís" (Colosenses 3: 23‑24).

El ujier o servidor es un obrero de Dios, un colaborador del pastor y de la congregación, que prepara el ambiente propicio para motivar una experiencia genuina de adoración. Aunque el pastor haya tomado mucho tiempo en preparar el sermón y el coro de la iglesia haya practicado diligentemente, la mayor parte de este esfuerzo sería en vano si el ujier no cumple con su responsabilidad. Por el contrario, el ujier que hace bien su trabajo prepara el camino para que la persona sienta el deseo de cantar como el salmista: “Yo me alegré con los que decían a la casa de Jehová iremos” (Salmo 122.1).

Objetivos:

La Pastoral otorga la comisión para desempeñar las funciones de ujier a personas que demuestran tener un corazón de servicio. Por tanto, si usted ha sido convocado(a) para laborar como ujier, representando al Señor con este cargo, debe estar dispuesto a:

  • Aceptar esta importante tarea como muestra de confianza de la pastoral y de la congregación hacia usted.
  • Asumir la autoridad designada no más allá de su responsabilidad y respetar la autoridad de sus líderes para así evitar la ineficiencia de su función.
  • Permitir que la hospitalidad de la iglesia se afirme en usted.
  • Usar cada palabra y acción con amabilidad, ya que la cortesía es la palabra clave para el ujier.
  • Permitir que la bondad ayude a las personas a ser receptivas para abrir su corazón en la adoración a Dios.
  • Ser comprensivo con las personas difíciles.
  • Ejercitar la compasión con todas las personas.
  • Aprender a ser eficiente con una mentalidad de excelencia.
  • Permitir que su mayor cualidad sea la amabilidad; su mayor virtud, la estabilidad; y su herramienta más eficaz, la presencia interior del Espíritu Santo.